CASTAÑO DE ASTURIAS

Cálida y muy luminosa que gana belleza con el paso de los años.

El castaño, la especie autóctona más abundante en los bosques asturianos, fue en su día venerado, empleándose como materia prima de los muebles de las casas nobles, así como en la construcción tradicional.
Es considerada una madera noble por sus cualidades y elevada durabilidad. El mejor ejemplo de esta durabilidad lo encontramos en los hórreos (graneros típicos de Asturias), muchos con más de 300 años de antigüedad. El castaño contiene muchos taninos, lo que le hace ser muy duradera y una resistencia natural excepcional para exteriores.

PINO TEA

Una bella madera ya extinguida.

El término «Pinotea», se origina en la forma que los indios del sudeste Norteamericano lo denominaban debido al alto contenido de resina de su maderas y que utilizaban para la elaboración de antorchas («pine-tea» o «pino-antorcha»). Muchos de estos árboles superaban los 50 metros de alto y su edad se encontraba entre los 150 y 400 años. Debido a su belleza y a su enorme fuerza estructural, la pinotea desempeñó un papel importante en el desarrollo de la construcción durante la Revolución Industrial. A mediados del siglo XIX los grandes bosques de pinotea se habían reducido a sólo el 3% de su superficie original y todos sus árboles habían sido procesados para abastecer la demanda aún creciente.

NOGAL EUROPEO

Su madera nos ofrece las formas más caprichosas.

La madera de nogal ha sido siempre una de las maderas nobles más reconocidas, debido a su belleza tanto en su color como en su veta. Su utilización mayoritaria ha sido el mobiliario de lujo. En Arkaia trabajamos con el denominado nogal europeo, por el contraste entre su veta negra y el tono rubio de la madera. Son árboles de plantación y por su creciente utilización hace que los nogales hayan aumentado en la naturaleza en los últimos tiempos.

ROBLE

Noble por su grano, su comportamiento y sobretodo su fortaleza.

El roble (Quercus robar) crece en Europa, Asia menor y en el norte de África. La madera de roble ha sido siempre considerada como una madera noble por su grano, su comportamiento y sobretodo su fortaleza. Los troncos son largos y rectos. Su apariencia con anillos anuales muy visibles, albura amarillenta clara y delgada y duramen amplio hacen de esta madera una de las más bonitas y estéticas.
El roble europeo es una especie que requiere vivir en un clima húmedo y oceánico, donde no se presencie sequía estival. Por ello, la madera de roble europeo también es muy valorada por ser muy resistente al frío, la humedad y la intemperie, así como a los golpes.